Circular con caravanas

 

 

CIRCULAR BIEN CON CARAVANA NO ES DiFICIL


    Conducir con caravana no encierra ningún tipo de dificultad. Pero, claro está, cuando se hace conviene extremar las precauciones y guardar una serie de normas que redundarán tanto en nuestra seguridad y la de quienes viajan con nosotros como en la de otros conductores que circulen por la misma vía.

    Sin duda, una de las maniobras que suele ocasionar mayor número de accidentes en conjuntos coche-carava es la frenada. Vamos a comenzar, por tanto, estos consejos hablando sobre esta importante maniobra.


OBTENER UNA CORRECTA FRENADA


    Cuando se circula con caravana, alcanzar una velocidad de crucero es una cosa. Pero saber frenar en situación de emergencia es otra... Obviamente no se frena del mismo modo cuando se circula "en solitario" que cuando se arrastra una caravana: la tracción nos obliga a cambiar nuestras costumbres de habituales conductores de turismos.

    Por ello debemos tener siempre presente que hemos de evitar una frenada violenta, ya que ésta podría provocar el choque de la caravana contra la parte trasera del coche y ocasionar colisiones violentas repetidas.

    Téngase en cuenta que frenando violentamente se bloquean siempre las ruedas de la caravana, lo que no conviene si se desea obtener una frenada de calidad. En consecuencia, lo ideal es frenar progresivamente, de tal modo que la frenada de inercia sea asimismo progresiva, lineal, sin interrupción.

     Lo esencial para obtener una frenada eficaz cuando el vehículo arrastra una caravana es:

    - Primero: Circular a una velocidad adaptada a la intensidad del tráfico, al firme y trazado de la carretera por la que circulamos (una autopista o autovía siempre nos proporcionarán, teóricamente, más garantías y seguridad que carreteras de segundo orden, pongamos por caso)

    - Segundo: Considerar las condiciones meteorológicas reinantes en el momento del viaje, sobre todo si éstas son adversas (suelo deslizante por efectos de la humedad, niebla, lluvia, nieve, hielo, vientos...)

    - Tercero: Conviene ir en todo momento "despiertos" y tratando de mirar siempre "a los lejos".

    Y para finalizar, no olvidad que en las bajadas prolongadas conviene utilizar por sistema el freno que nos proporciona el motor del vehículo.


 

QUE DISTANCIA ENTRE VEHICULOS HAY QUE GUARDAR


    Lo fundamental es evitar circular demasiada cerca del coche que nos precede. La distancia mínima de seguridad es de unos 100 metros, aunque no siempre los caravanitas guardamos esta distancia recomendada....

    De hecho, se ha realizado diversas pruebas al efecto en circuitos (franceses, por más señas), para definir la distancia necesaria para frenar en una situación de emergencia, cuando se circula a 100 km/h y se arrastra una caravana de unos 1.000 kilos, aproximadamente.

    Los resultados obtenidos en estas pruebas indicaron que en coches del tipo Peugeot 306 1.9 TD, Citroën Xantia Td y Renault Espace 2.2 TD, se necesitan 10 metros más para frenar que en condiciones normales. Es decir, la distancia de frenada cuando el coche remolca una carava de unos 1.000 kilos supera en 10 metros a la distancia en condiciones normales.


PENDIENTES: SUBIDAS Y BAJADAS:


    Puesto que con frecuencia no nos es posible circular a la velocidad autorizada en autopistas, autovías o carreteras nacionales (de primer orden), la mayor parte de los conjuntos coche-caravana pueden convertirse involuntariamente en un obstáculo para otros conductores que circulan más deprisa.

    Por esta razón, cuando se sube por una pendiente- aun cuando sea por una autopista o autovía que dispongan de al menos dos carriles-, hay que tomar el carril para vehículos lentos cuando la vía disponga de él.

    Para las subidas más prolongadas no hay que forzar el motor para intentar realizar adelantamientos rápidos; al contrario, hay que mantener una velocidad que no fuerce demasiado el motor del automóvil. La aceleración excesiva ocasionaría un ritmo forzado y un recalentamiento inútil del motor.

    ¡Ojo en las bajadas! Muchas veces en las bajadas es donde ocurren la mayoría de los accidentes en los que se ven implicadas caravanas. En efecto, es en esta situación en la que caravana puede pasar delante del coche, con lo cual se acentúa el riesgo de producirse un accidente.

    La regla básica para evitar este riesgo consiste en adoptar una velocidad prudente, utilizando el freno del motor como medio de frenada, siempre que se pueda, claro está ¡Nunca hay que aprovechar una bajada para incrementar la velocidad y emprender la subida siguiente con más fuerza!

    Una buena técnica para abordar con precaución un ascenso en la carretera consiste en disminuir la velocidad que sería conveniente para subir una cuesta. No debe dejarse llevar por el aumento de velocidad que de por sí implica la inercia de una pendiente, sino que se aconseja respetar la velocidad límite indicada en las señales de tráfico.


LA VELOCIDAD DE CRUCERO:


    Para conducir bien su caravana intente estar tranquilo, atento y "en forma". Prevea paradas regularmente para descansar, cada dos-tres horas como mínimo (claro está que cada conductor conoce y sabe de sus posibilidades respecto...)

    En cuando al viaje, además de las precauciones habituales que hay que tomar al principio de una bajada o en una curva peligrosa, su caravana puede circular legalmente hasta los 120 km/h (aunque esta velocidad no es aconsejable en ningún caso) si las condiciones meteorológicas son buenas; hasta los 100 km/h si la calzada está húmeda (lo recomendable en estas situaciones es, no obstante, no pasar de 80-90 km/h), y hasta los 50 km/h si la visibilidad no alcanza los 50 metros.

    Sin embargo, la velocidad máxima de un coche con caravana depende de otros criterios como por ejemplo:

    - el peso del coche y del remolque;

    - el estado de la suspensión del vehículo;

    - la presión de los neumáticos, etc.

    Así, cada coche-caravana tiene un límite de velocidad, a partir del cual no existe la seguridad necesaria para mantener el rumbo aconsejable.

    Esto se denomina "velocidad crítica" y el conductor puede detectarlo fácilmente cuando se superan los 90 o 100 km/h. En este momento la dirección no responde con tanta precisión como a velocidades inferiores, produciéndose movimientos anormales de la caravana.

    Si esto sucede varias veces, es que usted ha alcanzado el nivel de velocidad crítica. En tal caso es aconsejable mantener un margen de 10 o 20 km/h para reaccionar rápida y eficazmente, por ejemplo acelerando para adelantar y evitando ir al límite de las posibilidades del coche-caravana. (La opinión del que escribe es, mantener el bien fuerte el volante y levantar el pie del acelerador, lo he tenido que probar).

ACCESO A LA TIENDA VIRTUAL

Contaco por whatsapp

Seguros

Seguimiento y contlol GPS

OFERTAS

NUHIMA PLUS Acumula puntos  en sus compras y canjeelos en descuentos

Contacto

nuhima.com
CAMINOA LOMO ESPINO 15A
35215 TELDE

 

Teléfono: +34 928575866

 

También puede ponerse en contacto con nosotros utilizando nuestro formulario de contacto.

NUHIMA en las redes sociales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
El contenido de la página web, imágenes, textos y datos, son propiedad de nuhima así como su diseño y estructura de navegación. Corresponde a nuhima el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los mismos en cualquier forma, y en especial los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación. Todo este material está protegido por la legislación de la propiedad intelectual y su uso indebido puede ser objeto de sanciones, incluso penales. nuhima se reserva los derechos de autor de la información presentada en este sitio de Internet, . El logotipo (emblema), el nombre de nuhima y el dominio www.nuhima.com www.nuhima.es La utilización del logotipo (emblema) el nombre nuhima y el dominio www.nuhima.com, www.nuhima.es sólo se autoriza en casos excepcionales.